Aptitudes y cualidades personales de un buen consultor SEO

Posicionamiento Web

En el anterior artículo de esta serie temática sobre el posicionamiento en buscadores, anuncié que dibujaría el perfil ideal de un especialista en SEO; ese tipo de profesional que las empresas de posicionamiento web se disputan ferozmente porque, no cabe duda, escasea en el mercado laboral. Ha llegado, pues, el momento de desbrozar ese perfil:

 

En primer lugar, un SEO Manager debe poseer una mente muy analítica; esto es, una elevada aptitud tanto inductiva como deductiva; en este sentido, ha de ser capaz de relacionar elementos dispersos, de inferir estructuras que no son evidentes, de prever acontecimientos a partir de las relaciones y las estructuras que ha inferido. No en vano, una web es una estructura compleja que, a su vez, está relacionada con otras estructuras afines (con algunas de las cuales, además, compite en el mercado); y que, a su vez, se encuentra alojada en la megaestructura que es internet, gobernada por buscadores que son, en sí mismos, organizaciones también muy complejas. Así las cosas, ¿cómo podría una persona mejorar el posicionamiento de una web si no tuviera aptitudes analíticas muy avanzadas? Evidentemente, no podría. Se perdería en el océano de datos, incapaz de discriminarlos y relacionarlos para tomar las mejores decisiones.

 

En segundo lugar, un consultor SEO debe ser una persona disciplinada, ordenada y perseverante. Tengan en cuenta que, normalmente, una campaña SEO se desarrolla a lo largo de varios meses; y que el especialista en posicionamiento debe analizar datos y tomar decisiones casi a diario; además, si el consultor es un profesional reputado, lo normal es que se encargue de varios proyectos simultáneamente. En estas condiciones, las tres cualidades que he enumerado anteriormente resultan esenciales. En suma, el SEO Manager debe ser meticuloso y riguroso en su análisis; metódico a la hora de organizar los datos y las conclusiones; y muy resistente a la frustración que puede provocar el hecho de que surjan obstáculos continuamente.

 

En tercer lugar, un experto en SEO debe contar con una avanzada competencia comunicativa. Esta resulta capital para explicarle a los clientes, de una forma sencilla, aspectos de su trabajo que en realidad son muy complejos; asimismo, es habitual que el consultor SEO, dado que inevitablemente fiscaliza el trabajo previo de otras personas (empleados de la empresa que lo ha contratado, por ejemplo), sea recibido por estas con reticencia (de hecho, pueden producirse casos de animadversión manifiesta). En esas situaciones –como digo, relativamente frecuentes–, el especialista en posicionamiento en internet necesita recurrir a sus habilidades comunicativas y sociales para ganarse la confianza de las personas que recelan (que lo perciben, dejémoslo claro, como un entrometido) y, de este modo, conformar un equipo que lleve a buen puerto el proyecto de posicionamiento, liderado, obviamente, por el SEO.

 

En cuarto lugar, una persona encargada de la optimización web debe ser flexible y creativa. Y es que un buen SEO, además de dominar los aspectos más técnicos de su oficio, debería ser capaz de crear contenidos, principalmente discursivos. Y es aquí donde entra en juego la creatividad, en comunión con el dominio del lenguaje y el de las técnicas de redacción (que son muchas y complejas). Al fin y al cabo, una vez resueltos los problemas técnicos detectados en una web, un buen posicionamiento en buscadores depende, en gran medida, de la redacción de contenidos optimizados para determinadas búsquedas.

 

En último lugar, un especialista en SEO debe tener buenas aptitudes pedagógicas, ya que, con frecuencia, es el encargado de formar a los empleados de la empresa que lo ha contratado en diferentes aspectos relacionados con el posicionamiento web (configuración y utilización de herramientas seo, técnicas de redacción de contenido optimizado, etc.). Desde luego, no es lo mismo ejecutar lo que uno ha aprendido que enseñarle esto mismo a otras personas, cada una de ellas con una capacidad intelectual y una motivación diferentes. Sin duda, es muy exigente la tarea de formar a otras personas, sobre todo si no han decidido voluntariamente recibir la formación. De modo que el experto en SEO debe ser capaz de transmitir sus conocimientos de una forma didáctica y eficaz, en el menor periodo de tiempo posible. Objetivo este que solo se puede lograr con experiencia y talento pedagógicos.

 

En conclusión, si son ustedes empresarios y la pregunta “¿cómo posicionar mi web?” los asalta constantemente a lo largo de su jornada laboral, ya saben que la mejor de las opciones es contratar a un consultor SEO cuyo perfil personal y profesional coincida con el que he descrito en este artículo.

Otros artículos sobre SEO profesional:

1. SEO: posicionamiento Web I.

2. SEO: posicionamiento Web II.

Escribir comentario

Comentarios: 0

Compartir el contenido de esta web

ACEC. Asociación colegial de escritores de Cataluña. Associació col·legial d'escriptors de Catalunya.
Blog literario del escritor Juan Serrano Cazorla