Reseña de 'Medusa'

Título: Medusa

Autor: Ricardo Menéndez Salmón

Editorial: Seix Barral

Páginas: 160

Precio: 17,50 euros/ 12.99 euros (epub)

ISBN: 978-84-322-1006-8

 

 

Ricardo Menéndez Salmón (Gijón, 1971) regresa en Medusa (Seix Barral, 2012), con la persistencia del artista atónito y sobrecogido, a su territorio preferido, el de sus más profundas inquietudes: el territorio baldío de un ser humano abyecto e intrascendente abocado a la extinción.

 

Son tantas las ocasiones en las que el autor ha reflexionado en una obra literaria acerca del Mal -con mayúscula-, que era necesaria una variación estilística y un diseño narrativo novedosos que justificaran una nueva incursión en un tema que ya había sido exprimido en obras anteriores; de lo contrario, Medusa habría resultado una novela monótona, redundante y, por consiguiente, innecesaria. Pues bien, Menéndez Salmón ha salvado ese obstáculo modificando de forma brillante el tratamiento de sus temas emblemáticos (aunque si prosigue por este camino, cada vez le será más difícil hacerlo, lo que de hecho constituye todo un reto para el verdadero artista).

 

Así, la nueva fórmula es la siguiente: un narrador-investigador reconstruye, a partir de fuentes bibliográficas heterogéneas (algunos de cuyos fragmentos forman parte de la narración), la vida de Prohaska, un artista total (fotógrafo, cineasta, pintor, escritor) que estuvo presente, como espectador y actor privilegiado, en los acontecimientos históricos más cruentos y horribles del siglo XX, capturados, solidificados en su prolífica y polifacética obra artística. Por tanto, el recorrido vital de Prohaska, paralelo a los significativos hechos históricos, permite al narrador realizar una síntesis de los horrores que definen el siglo XX, desde el Holocausto nazi hasta las catástrofes nucleares. A pesar de que el personaje Prohaska es un mero hilo conductor –en cierto modo un pretexto– que resalta el telón de fondo, Menéndez Salmón consigue conferirle entidad humana mediante la calculada dosificación de información que ahonda en los conflictos, anhelos, frustraciones y remordimientos del personaje, aunque en ocasiones se trate de información especulativa que llega a través del filtro subjetivo del narrador, cronista y, desde luego, hermeneuta; este retrato psicológico es muy sutil, en realidad solo un esbozo, pero logra evitar que la ficción esté totalmente subordinada a sus sesudas ideas, lo que la habría tornado artificiosa.

 

Mediante este logrado diseño narrativo, Medusa explora la oposición metafísica Historia/Mito, esto es, la compleja dialéctica que se establece entre ambos términos (porque aunque el narrador emplea los recursos y la metodología de la historiografía, opera en realidad como un mitógrafo; construye, de hecho, el mito de Prohaska y es en realidad su imagen especular). La imagen especular, precisamente, cobra importancia decisiva en el impecable desenlace simbólico de esta narración circular.

 

Estilísticamente, el registro de la prosa de la novela es el propio de la crónica histórica; de modo que ese expresionismo visceral que es seña de identidad de la producción literaria de Ricardo Menéndez Salmón hace acto de presencia, atenuado respecto al de obras anteriores, solo cuando el mitógrafo imagina y especula. Interesante y productiva combinación.

 

Con lo dicho, la riqueza narrativa y ensayística de Medusa no queda agotada. Así que será el lector el que deba agotarla. Aunque es justo advertir que no habrá muchos lectores que puedan hacerlo.

 

 

Pulsar el botón +1 para recomendar esta reseña en Google

Escribir comentario

Comentarios: 0

Recomendar esta web en Google pulsando el botón +1