La soledad de los cisnes: prólogo del autor


En enero publicaré, en formato digital, La soledad de los cisnes, una de mis novelas de juventud. He aquí el prólogo que he escrito para esta edición:


Escribí La soledad de los cisnes a los veintidós años, cuando todavía estaba en la universidad y los días eran ocres y anodinos. Por entonces ya había leído a Proust, cuya obra magna, En busca del tiempo perdido, me parecía la cima de la literatura universal. Tenía el propósito, pues, de escribir una novela que, estilísticamente, emulase el modelo proustiano que tanto me había impresionado. De modo que la arquitectura de mi novela La otra vida comenzó a fraguarse con lentitud. Sin embargo, era consciente de que el proyecto literario que tenía en mente resultaba demasiado ambicioso y complejo y de que, por tanto, probablemente aún no estaba preparado para acometerlo con éxito. Por esta razón decidí postergar la redacción de La otra vida (sobre la que estaría reflexionando a lo largo de un lustro) y afrontar la de una novela breve que me serviría para ensayar el tono y el estilo de la que sería su hermana mayor. Así pues, puede considerarse que La soledad de los cisnes es el embrión de La otra vida; o, para ser más exacto, el laboratorio de pruebas en el que esta última se gestó. Inevitablemente, ambas comparten protagonista: en la nouvelle, éste es todavía un niño; en la novela, ya se ha adentrado en la adolescencia.


El tiempo, inexorable, nos proporciona a los escritores la capacidad de percibir nuestras obras como algo ajeno, como algo desligado de nosotros mismos. Así, desde la distancia, desde el extrañamiento que produce, me sorprenden sobremanera la madurez, intensidad y crudeza de un texto escrito por una persona tan joven. La soledad de los cisnes golpea con dureza y hiere en lo más hondo.


Aunque no se trata de un libro autobiográfico, sin duda en esta novela se plasma un estado de ánimo, el de aquellos días anodinos a los que todavía hoy puedo regresar y respirar en ellos la agonía del mundo.


Hay libros oscuros que permanecen ocultos durante mucho tiempo, hasta que la luz los hiere. 


Juan Serrano Cazorla

Barcelona, 20 de diciembre de 2014 

Pulsar el botón +1 para recomendar este artículo en Google

Escribir comentario

Comentarios: 4
  • #1

    Alberto (lunes, 26 enero 2015 12:18)

    Hola Juan
    A los que nos pasamos por aquí nos gustaría que escribas más; lo que estaría muy bien, si es que no quieres distraerte mucho de tu novela, sería que nos dejaras aquí en el blog algunas reflexiones, adelantos o reseñas de las diferentes dificultades que se te van planteando en el insondable camino ese de escribir literatura. Algo así como un diario de escritor, aunque, de antemano te pido disculpas por el atrevimiento. Nos conformamos con un pensamiento o línea, semanal o así.
    Saludos!

  • #2

    JSC (martes, 27 enero 2015)

    Hola, Alberto:

    Te agradezco tu interés por los contenidos de mi blog. Entiendo perfectamente que te resulte frustrante que no lo actualice frecuentemente. Podría hacerlo, desde luego; pero no quiero que se convierta en una obligación. Me gusta pensar más que escribir.

    Os invito a todos a que leáis mis libros publicados y a que me enviéis vuestras impresiones (podría publicarlas, si están bien elaboradas, en una entrada del blog). Por lo pronto, ya tenéis aquí una nueva novela en una cuidada edición que no he preparado, precisamente, de un día para otro.

    Gracias por vuestro interés y apoyo.

    Saludos,

    J.

  • #3

    Ramón (viernes, 30 enero 2015 16:46)

    Hola Juan,
    Nunca me leí un libro tuyo, pero si que me leí varias entradas dr tu blog, y para serte sincero, en mi humilde opinión escribes de una forma muy elaborada y clara, en la cual tus ideas y/o opinión/es quedan plasmadas y se hace muy ameno de leer. En cuando tenga algo de tiempo lo aprovecharé para comprarme la versión digital de tu nuevo libro.

    Saludos.

    PD: perdón si hay alguna falta de ortografía, pero escribir por el móvil se me hace muy largo y pesado y puede ser que se me pase de largo alguna cosa.

  • #4

    JSC (viernes, 30 enero 2015 19:36)

    Hola, Ramón:

    En efecto, los visitantes de esta web son más aficionados a leer mis artículos que a leer mis novelas publicadas. Supongo que el formato digital provoca rechazo o, como mínimo, reticencia entre la mayoría de lectores. Es cierto que resulta más satisfactorio leer en formato impreso, pero el digital tiene sus ventajas, entre las más destacadas la posibilidad que ofrece de ajustar mucho el precio. Que nadie lo dude: les ofrezco ediciones totalmente profesionales por menos de tres euros. Quizá, a corto plazo, pueda ofrecerles mis libros en formato impreso, a un precio también moderado. Sería un gran paso. Ahora bien, que un sello de prestigio incluya mi nombre en su catálogo ya va a ser mucho más complicado.

    En fin, Ramón, muchas gracias por tu interés. Espero que sobrevivas a la lectura de 'La soledad de los cisnes'.

    Un saludo.

Recomendar esta web en Google pulsando el botón +1