dom

14

sep

2014

Podemos y la autodeterminación de los pueblos



No son pocas las veces en que los líderes de Podemos han reivindicado públicamente el derecho de los pueblos a la autodeterminación y, en este sentido, han defendido la emancipación de Cataluña y el País Vasco si así lo desean, mayoritariamente, sus ciudadanos y dirigentes. Argumentan que la concesión de este derecho constituye un elevado principio democrático: el reconocimiento de la diferencia y de la necesidad de una nación de expresar y desarrollar su identidad sin cortapisas ni coerciones. Veamos, por ejemplo, cómo lo ha expresado Pablo Iglesias:

 

Es terrible lo que dice Patxi López. El derecho de autodeterminación de los pueblos es algo que tendrían que entender todos los demócratas. Hay algunos españoles que piensan que Cataluña y el País Vasco no deberían tener ese derecho, cuando esta es una base del pensamiento democrático. No se pueden poner puertas al campo. Yo les diría a los catalanes "no nos dejéis solos con los españoles". Mientras la idea de España esté hegemonizada por la derecha española, es perfectamente normal que los vascos y los catalanes no quieran tener nada que ver...

 

Estos argumentos, desde luego, resultan muy razonables; y, tal como están construidos los discursos en que aparecen, crean una convincente sensación de estimable ética democrática en los espectadores. Eso es innegable. De ahí el éxito popular de la cúpula de Podemos.

 

Ahora bien, un espectador sagaz, desconfiado y curioso que haya analizado con lupa los principios ideológicos de los líderes de Podemos; que haya escuchado e interiorizado sus manifestaciones en actos minoritarios, alejados de los grandes focos, tanto en España como al otro lado del Atlántico; que haya descubierto que Hugo Chávez, Fidel Castro, Evo Morales y Rafael Correa, todos poseedores de un perfil psicológico alarmante, son sus referentes; que haya comprendido que, subrepticiamente, justifican la violencia cuando de alcanzar determinados fines se trata; que haya comprobado que han boicoteado las conferencias de personas con las que no están en sintonía ideológica, ejerciendo una censura pertinaz y virulenta; y que haya, por tanto, llegado a la conclusión de que las raíces de los líderes de Podemos no son democráticas sino totalitarias; ese espectador sagaz debería preguntarse, pues, ¿si no se trata de un interés puramente democrático, qué interés particular podría tener la cúpula de Podemos en defender el derecho de los pueblos a la autodeterminación?, ¿qué beneficio obtendrían de que tanto el País Vasco como Cataluña se independizaran del Estado español?

 

El razonamiento que realizaría el intrépido y analítico espectador para llegar a la respuesta, de ningún modo obvia, sería el siguiente: el modelo de Estado que desea Podemos es el que se gestó en varios países de Hispanoamérica como consecuencia de la Revolución Bolivariana; y el propósito de ese modelo es el control omnímodo del Estado por parte de una élite representada por un líder en el que, supuestamente, se encarna la voluntad del pueblo, una voluntad homogénea y unívoca; lo que propicia este modelo es la constitución de un Estado represivo, pero con la apariencia superficial y la consiguiente legitimidad de una democracia; un Estado al servicio de unos pocos en el que participan todos; un Estado en el que la función principal del pueblo es alimentar la egolatría del líder. Para lograr ese Estado fantasma, espejismo de toda democracia, la élite que aspira al poder debe hacerse con la voluntad de las masas, apresarla y moldearla a su antojo, creando un pensamiento único, incontrovertible. En este ejercicio de encarcelamiento y manipulación de la arcilla psicológica de las masas, el sentimiento patriótico es un elemento clave. Inculcarle al pueblo un fervoroso y vehemente sentimiento patriótico, nacionalista, es fundamental para lograr apresar su voluntad y dirigirla hacia la consecución de los fines de la élite.

 

Por tanto, el suspicaz espectador concluiría que Podemos no podría controlar, al estilo bolivariano, el Estado español si éste acogiese sentimientos patrióticos diversos y profundos, sólidamente arraigados; no sería posible la creación de un pensamiento único, de un sentimiento patriótico único, en un estado plurinacional. De modo que Podemos necesitaría desprenderse del País Vasco y de Cataluña, dejarlos marchar, para controlar al estilo bolivariano lo que quedase del Estado español, lo que además les permitiría, como ellos dicen, mantener relaciones geopolíticas con el País Vasco y Cataluña. Esta sería la jugada perfecta.

 

Afortunadamente, no son pocos los ojos astutos y sagaces que vigilan y custodian la verdadera democracia en tiempos de confusión como los que estamos viviendo. 

Pulsar el botón +1 para recomendar este artículo en Google

Escribir comentario

Comentarios: 5
  • #1

    libertad de conciencia (martes, 04 noviembre 2014 13:41)

    Me parece un planteamiento rebuscado, he llegado a tu blog a través del post sobre altas capacidades y me ha parecido correcto, pero este otro, me parece que queriendo ser inteligente y analítico, cae en una especulación guiada por fundamentos falsos y prejuicios ideológicos. No te negaré que le tengo simpatía a la iniciativa de Podemos pero intento salir de ideas preconcebidas. En las europeas no vote Podemos sino al Partido X por el prestigio de Falciani y luego sacaron a la luz los correos de Blesa y las Visa Black.
    No puedes meter en el mismo saco a Correa y Mujica con Evo y Maduro, no tienen nada que ver, pero si te olvidas de las consignas de la derecha, pp y psoe, Podemos no tiene nada que ver con Venezuela o Bolivia. Te sugiero que revises tus planteamientos, yo no hago más que revisar los míos.

  • #2

    JSC (martes, 04 noviembre 2014 15:18)

    Hola, señora Conciencia en Libertad:

    Agradezco su comentario. Al menos no hay insultos, como suele ser habitual.

    En primer lugar, el planteamiento no parece inteligente: lo es. También es analítico y rebuscado, es decir, complejo.

    En segundo lugar, todo análisis político resulta especulativo. Y, por descontado, el que realizo en este artículo no es una excepción. En cualquier caso, el gran maestro de la especulación política es Pablo Iglesias, seguido de cerca por sus adláteres.

    En tercer lugar, yo soy un liberal progresista. Por consiguiente, es lógico que intente combatir las ideas ultracomunistas de la cúpula de Podemos.

    En cuarto lugar, Maduro, Evo Morales y Correa comparten modelo ideológico y perfil psicológico (permítame que omita un diagnóstico clínico especulativo).

    En quinto lugar, la cúpula de Podemos está vinculadísima, inobjetablemente, al gobierno represivo de Venezuela y a la Revolución bolivariana. La documentación al respecto es abundante y harto elocuente.

    En último lugar, si, como indican las últimas encuestas, Podemos es ya la primera fuerza política en intención de voto, pronto descubrirán los ciudadanos españoles cómo es de peligroso el señor Pablo Iglesias; pero no para la casta, sino para todo el mundo.

    Saludos.

  • #3

    libertad de conciencia (miércoles, 05 noviembre 2014 10:48)

    "...Al menos no hay insultos, como suele ser habitual..." Puede ser que esos habituales insultos tengan alguna relación con ese estilo agresivo de escribir. También es sorprendente esa forma de anunciar la propia inteligencia "...no parece inteligente: lo es..." sugiere cierta arrogancia que hace prejuzgar que lo que se expone necesita de ese aviso para que el lector le asocie esa cualidad.
    Leo con interés su punto de vista, así como otros, por la razón de que estoy buscando personalmente argumentos contra la iniciativa de Podemos. Sencillamente me parece demasiado bonito para ser verdad, al menos del todo.
    En primer lugar Podemos es algo más que Pablo Iglesias. Es una plataforma que ha evolucionado del 15 M, que ha ido creciendo, no solo en votos, ahora hay más de 200.000 personas registradas y muchas de ellas activas. En su grán asamblea ciudadana (~8000) se pusieron de acuerdo en que Pablo Iglesias es su representante y activo más valioso. La gran diferencia con otras formaciones políticas es que el sistema del que se dotaron, Claro Que Podemos – Equipo Pablo Iglesias http://propuestas.podemos.info/propuestas/pdf/Compromiso-%C3%89tico.pdf (90451 votos, 80.71%) (nada que ver con el bolivariano) permite cesar fulminantemente a sus representantes y líderes. Lo llaman "revocación" y si el líder mete la pata lo pueden echar inmediatamente. Los más de 200.000 afiliados/registrados no son ciegos adeptos a una religión. Saben que Pablo Iglesias son 4 millones de votos a los que no hay que renunciar pero la ideología de Podemos esta en los círculos y en la red. http://es.reddit.com/r/podemos/ Mira en Plaza podemos y mira en los círculos que se reúnen en la calle a la vista de todos. En todo caso puedes llegar a la conclusión que Podemos, en ocasiones, no es exactamente una formación de Izquierdas. Mira lo que la gente piensa. Esa gente es la que va a votar los documentos programáticos, por que aquí la ideología se debate y se vota. No es teoría, 5 resoluciones programáticas fueron votadas en la red por casi 40.000 personas, y había más resoluciones 97 y no estaban firmadas por un líder carismático, emanaban de activistas de la calle y estaban apoyadas por círculos. Igual es de tú interés Defender la educación pública: nuestro derecho y no su negocio (17289 votos, 45.17%) https://web-podemos.s3.amazonaws.com/wordpress/wp-content/uploads/2014/10/Defender-la-educaci%C3%B3n-p%C3%BAblica-nuestro-derecho-y-no-su-negocio.pdf.
    El modelo de organización fue decidido en Madrid hace unos días por un 81% de los votos con un sistema en Internet desde todos los puntos de España. ¿Al 100% seguro?, no. Pero da garantías que cada uno de los 112.000 votos contara lo mismo. Es difícil manipular con esas cifras de participación. En unos días se van a votar a las personas que ocuparan los puestos de esa organización. Más de 200.000 personas pueden votar, estas tienen un nivel de información y una posibilidad de debate que dificulta que sean fácilmente manipulables y menos en un número significativo.
    Si yo me juntara con 40 amigos de una peña de mi ciudad y nos afiliáramos al PSOE, solo con su apoyo me convertía en secretario general de mi comunidad autónoma. En Podemos con 1000 votos no consigues ningún cambio significativo.
    Intento explicar que esta formación no es una secta, su sistema en la teoría y en la práctica no parece que anule el debate y parece que sus ideas van de abajo a arriba. Deseo que me des argumentos objetivos que me hagan dudar de esto.

  • #4

    JSC (miércoles, 05 noviembre 2014 12:48)

    Hola de nuevo, señora Conciencia:

    Ya veo que está usted muy interesada en mi capacidad intelectual. No es la única, créame. Dado su interés, la informo de que yo pertenezco al 2% de la población mundial en una campana de Gauss. Inevitablemente, todo lo que digo y escribo rebosa inteligencia.

    Respecto a mi modo de escribir, de expresarme en cualquier contexto, es incisivo; en ningún caso agresivo. Pero aún no he alcanzado el nivel del maestro Iglesias.

    Conozco todos los datos que me refiere. ¿De verdad cree que unas elecciones democráticas son aquellas en las que uno de los grupos aspirantes ha copado los principales medios de comunicación nacionales durante meses, mientras los otros grupos aspirantes han permanecido en la sombra, sin cobertura mediática alguna? ¿Unas elecciones democráticas son aquellas en las que el líder mediático anuncia que se apartará de la primera línea del partido si su proyecto no es el elegido? Si su respuesta es afirmativa, ignora por completo la importancia de la propaganda como instrumento de manipulación de la conciencia humana y, por descontado, ignora que Podemos sin Pablo Iglesias no es nada. Porque la voluntad de Podemos es la voluntad de Pablo Iglesias. Y ni siquiera millones de indignados podrán controlarlo cuando lleguen los momentos decisivos.

    Podemos no es una secta; es un lobby, como cualquier partido político.

    En fin, el que desee abolir el capitalismo y sea afín al modelo de estado surgido de la Revolución bolivariana que vote a Podemos. El que no, que se busque una alternativa decente entre las pocas que hay.

    Un saludo.

  • #5

    JSC (miércoles, 19 noviembre 2014 21:33)

    INFORMACIÓN PARA LOS LECTORES: los comentarios impertinentes, especialmente si incluyen alguna petición, deben realizarse a través de la sección 'Contacto'. En ese caso, el remitente no debe ampararse en el anonimato.

    Gracias por su fidelidad y comprensión.

Recomendar esta web en Google pulsando el botón +1